Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

13 de marzo de 2007

Cuanto más rápido, mejor

La revolución Fosbury

(...)

"Abrió el salto de altura a un tipo de atletas que antes no valían, a los muy altos y finos", dice Arturo Ortiz, aún plusmarquista nacional (2,34m) y entrenador de la muy prometedora Gema Martín Pozuelo; "antes, cuando el rodillo ventral, cuando el mito Valery Brumel, el prototipo era un atleta de piernas potentísimas, de mucha fuerza. No se podía conseguir tanta velocidad con los tres últimos pasos hasta la batida. En todas las especialidades del atletismo rige la misma máxima: cuanto más rápido, mejor. Y el fosbury flop permite hacerlo todo más rápido".

(...)
Un artículo del mejor periodista deportivo de España, sin ninguna duda.

2 comentarios:

Tarrou dijo...

Cierto,a mi también me encantó,como también la crónica de arriba.Esa página ha sido de lo mejorcito que he leído en un periódico en los últimos días(lo que tampoco dice mucho de ellos,por cierto:) ).

tarrou dijo...

Bueno,pensaba que ponías el artículo de Segurola,en ese caso,recomiendo el artículo de abajo :)

Pasado está...

Datos personales