Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

13 de febrero de 2007

¿Se debe la web al papel o el papel a la web?

El 'Post' y un problema de toda la prensa

VICTOR DE LA SERNA

Menuda se ha organizado en Washington... y los demás, que vayamos poniendo nuestras barbas a remojar. El caso es interesante, porque arroja luz sobre un problema latente y del que se habla poco: la coordinación o discrepancia entre los contenidos de una publicación según sean impresos o en internet, y en particular la cuestión de los blogs, esos diarios personales que se colocan en la red en cuestión de segundos, llenos de opinión y cuyo principal interés reside precisamente en su espontaneidad y personalidad. Salvo cuando se pasa de rosca...

La edición electrónica de The Washington Post tiene a un colaborador, William Arkin, experto en temas de Defensa, que mantiene un blog en el propio sitio de internet del periódico, www.washingtonpost.com. Y el otro día se le ocurrió una gracia, la de hablar de «nuestras fuerzas mercenarias, ¡ay, perdón!, voluntarias...» en Irak. Ello suscitó 1.500 comentarios indignados en el propio sitio, y los medios conservadores como la cadena Fox han podido cebarse a gusto, no ya con el sitio de internet, sino —aspecto crucial del asunto— con el propio Post, cuya credibilidad ha quedado bastante tocada.

Este domingo, la defensora del lector en el diario washingtoniano, Deborah Powell, se ocupaba de ello en su columna, y escribía entre otras cosas: «Los blogueros viven de publicar sus opiniones. Muchos periodistas de prensa impresa, a menudo atacados por los blogueros, piensan ser los verdaderos periodistas y trabajar en un universo periodístico paralelo y mejor. Estoy segura de que los periodistas de www.washingtonpost.com ven su trabajo como el periodismo del futuro, y que nosotros los del papel pertenecemos al pasado...».

Sin embargo, continúa Powell, cuando se trata del Washington Post en cualquier soporte, la fiabilidad y la responsabilidad deben ser las mismas, y los textos deben ser supervisados y editados según las mismas normas de gran exigencia. En este caso, como reconocen los propios responsables del sitio de internet, no se controló debidamente el insultante texto de Arkin.

Un redactor del diario que a la vez es bloguero del sitio, Joel Achenbach, apostilla que hacer un blog es como «trabajar con explosivos reales: su software es un arma muy poderosa, puedes publicar en segundos cualquier cosa bajo el nombre del Washington Post, y eso exige una mano segura y buen juicio».

Es un planteamiento con el que se están teniendo que enfrentar todos los periódicos que usan los dos soportes, los dos ritmos y estilos de producción. Y no sólo en torno a exabruptos como el de Arkin. Cuando en el sitio de internet de un periódico un bloguero ridiculiza, por ejemplo, a un columnista político del mismo periódico, ¿cómo reaccionar? ¿Haciendo la vista gorda? ¿Concediendo patente de corso a la versión internet, en aras a su vivacidad y espontaneidad? ¿O con normas iguales para todos?
Esto se publica hoy en El Mundo (los enlaces son míos). ¿Dependencia o independencia de cabeceras? ¿De todo o de parte? ¿Contradicciones? Una pregunta interesante... e importante, porque la agenda informativa está cada día más condicionada por los digitales.

3 comentarios:

MiguelNR dijo...

Patéticos coletazos del mundo conservador, que seguramente se han cebado con ese periodista, de su propio medio, por decir las cosas claras.

Las verdades duelen.

Nividhia dijo...

yo me meuvo en dos mundos y a mi, basicamente no me afecta pero os cuento algo clarificador.
En algunas comidas de prensa a las que asisto para un determinado medio muy especializado me encargo de sonsacar informacion, pedir entrevistas, comentarios... lo tipico. Ademas me lo tienen que dar ya porque al ser un medio digital la infomracion sale esa misma tarde o al dia siguiente.
El resto de medios son -casi todos- revistas y se pasan las comidas 'vendiendo' sus paginas de publicidad a los 'cherifes' del acto porque esa informacion que les estan dando no la dan hasta la edicion del mes siguiente.
Si los periodicos lo van a pasar mal, las revistas de informacion lo van a pasar peor.

Anónimo dijo...

Estimado Sergio/Jeremías:

Soy un internauta español agradecido por sus magníficas fotos de las manifestasciones realizadas por las distintas asociaciones y colectivos.

Le animo a seguir así.

Un cordial saludo y gracias por esta labor tan importante en la historia gráfica de España.

Esperamos sus fotografias en futuros acontecimientos.

Javier Gracía, Majadahonda, MADRID

Pasado está...

Datos personales