Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

5 de octubre de 2006

Una de chistes

Un agente de la CIA, otro del Mossad y uno de la Mujabarat iraquí están sentados en un bar de un país árabe. Discuten sobre quién tiene los mejores espías, los que consiguen más rápidamente la información que necesitan, y deciden ponerse a prueba: gana el primero que vuelva al bar con un camello.

El de la CIA sale corriendo, llama al Rey y le dice "Rey, necesito un camello, ahora mismo". Cinco minutos después, aparece el Rey corriendo y le entrega personalmente el camello. "Gracias, Majestad, ya puede volverse al casino". El norteamericano vuelve al bar y se encuentra con que el agente del Mossad ya está allí con los pies puestos encima de un camello. "¡Maldita sea! ¿Cómo lo has conseguido?"

Los dos se sientan a esperar al iraquí. Pasan las horas y no aparece, así que se ponen a buscarlo. No puede haber ido muy lejos. De hecho, está en una calle cercana. Le ven torturando a un conejo mientras le grita: "¡¡Di que eres un camello!! ¡¡Di que eres un camello!!"
Visto en Guerra Eterna.

No hay comentarios:

Pasado está...

Datos personales