Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

5 de julio de 2006

Encuestas y sucesos

Encuestas. Son una de las principales fuentes de mal periodismo, ya se ha contado muchas veces. Sucesos. Otra de esas cosas que tanto gusta a muchos periodistas y a tanta gente.

Las encuestas invitan a titular de forma concisa y tajante, llamativa, vendible. Los sucesos de forma espectacular. Por supuesto, hay que atreverse a dar credibilidad a una encuesta hecha por la Universidad de Baltimore, por ejemplo. O a dar visibilidad a una señora que alimenta a su perro a base de gatos robados, pongamos.

Pero, ¿alguien se imagina un medio sin encuestas ni sucesos? ¿Sin titulares que se nos van de las manos? ¿Sin alguna cosita que se te escapa de una nota de prensa y que suena a publicidad?

La verdad es que a veces invita. Es fácil caer en la tentación. Por supuesto, también es muy fácil criticarlo desde fuera; no tanto desde dentro. Seamos sinceros. Pero también reconozcamos que en ocasiones hay que plantarse, sobre todo si depende de ti.

Y entonces, ¿qué? A veces las noticias se reducen a la mitad. Lo que parece urgente deja de ser necesario, y lo importante en ocasiones sale a la luz.

Pasado está...

Datos personales