Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

17 de abril de 2006

¡Gensanta!

Yo no defiendo a la SGAE punto por punto; no soy Cristo, no he de cargar con todos los pecados del copyright. Pero tampoco creo que la piratería sea consecuencia de la perversidad corporativa; "un síntoma", como dicen sus apologistas. Para nada. Es una mera aplicación de los principios liberales: máximo consumo, mínimo coste.

Desde la vilipendiada SGAE no se ha cuestionado tanto el uso, el acceso individual a la cultura, como la puesta a pública disposición (total y sin agregado de valor) de material protegido. En otro tiempo quien difundía una obra de forma ilegítima lo hacía para lucrarse, dado el dispendio que implicaba, mientras que hoy ya no es así en todos los supuestos.

Éste es el vacío legal que ha creado internet: antes de la red no era posible piratear sin graves gastos a la escala a la que en la actualidad se piratea. Y digo "piratear" porque, aunque se haga sin un ánimo de lucro claramente estipulado (no se generan beneficios, pero sí ahorro), el cambio cuantitativo en la capacidad de reproducción y transmisión de datos ha hecho que el término, en su reprobable jaez, pueda aplicarse "mutatis mutandi" a los internautas.
'Cibermafia. El negocio del Copyfight' se llama el blog. Y tiene para todos.

Benditos trolls.

5 comentarios:

El Teleoperador dijo...

¿Buscando pelea, Jeremías?

RinzeWind dijo...

Benditos trolls.

Amén.

Si su hijo sale gay, yo abro un fondo para que haya cámaras presentes en el momento en que se lo diga.

Jeremias dijo...

¿Pelea? ¿Pelea? ¿Dónde hay que firmar? jajajajaja

Anónimo dijo...

Es el pesao del Irichc otra vez. Ni caso.

Con la moza que tiene el tío (no haré cábalas sobre cómo la ha conseguido), y todo el día escribiendo plomos dignos de Guerra y Paz. País.

irichc dijo...

Gracias por la mención, pero la próxima vez avisad.

Al anónimo:

Mi mujer está embarazada. Y yo he engordado también y ahora la tengo más corta. Haz cábalas sobre esto.

Pasado está...

Datos personales