Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

3 de abril de 2006

De calamares y periodistas

El calamar se parece al periodista en dos cosas fundamentales: en que puede tomar a voluntad el color que más le convenga y e que se defiende con la tinta. Cuando se siente descubierto, y entonces es cuando echa mano de la estilográfica, instantáneamente se disuelve en el agua un gran chorro de tinta. ¿Qué nos dice en aquel mensaje el calamar? No se ve nada. No se entiende nada. Para evadir nuestra persecución, el calamar ha lanzado el rostro un largo artículo de fondo y se ha escabullido. Dos, tres, cuatro columnas de negra prosa flotan por un instante en el líquido elemento, y o no hay opinión en el fondo de los mares, o esta opinión debe de conmoverse poco. ¡Dichoso calamar que puedes escribir lo que se te antoje sin tener que entendértelas con la previa censura! Feliz compañero en la prensa submarina.
Más en Pierre Nodoyuna, que vendería su familia al diablo por escribir como Julio Camba.

2 comentarios:

Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:
Jeremias totalmente de acuerdo. Tambien podriamos buscarles parecidos con los camaleones o en version cinematografica con los "depredadores" porque estan a la que saltan para darte con la columna.

Saludos a todos.

Dotakon dijo...

Qué poco romanticismo.... la labor de un periodista se distingue por su dominio del arte del compromiso con la sociedad a la que pretende salvar de la ignorancia. A mí me encantan los periodistas xDD

Pasado está...

Datos personales