Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

12 de abril de 2006

Arguiñano, todo un ácrata


No me apasiona eso de El Loco de la Colina, el programa de Jesús Quintero la noche de los martes en La 1, si no me equivoco.

Pero me encanta Karlos Arguiñano. El motivo es sencillo: es un tipo que hace lo que le da la gana y lo que le gusta. Y lo disfruta el jodío. Me da envidia sana. Me cae estupendamente. Me parece un ácrata en toda regla, uno de los pocos tipos con los que no me importaría caer en una isla desierta sin autoridad que nos 'proteja'. Sobreviríamos sin matarnos, seguro. Y además, cocina estupendamente y cuenta chistes malos.

Hoy le ha entrevistado Quintero y, pese a que no ha sido muy interesante, estaría bien tener algún corte. ¿Alguien lo ha guardado.

2 comentarios:

MiguelNR dijo...

Es la típica persona con un montón de pasta, pero que no hace ostentación de ella nada más que cuando demuestra que le gusta vivir bien y disfrutar de ella pero con inteligencia, además de que no se le ha subido a la cabeza y sigue hablando y comportándose como una persona normal.

Con su huerta natural, sus animales, su restaurante y su cocina, disfruta de la vida y es feliz, y lo transmite a los demás, transmite buen rollo y no es un rencoroso, como otros, que han tenido de todo en la vida, y se la pasan expeliendo rencor y odio, como cierto ex-presidente del gobierno español.

A mi es la típica persona con la que me encantaría compartir mesa y cocina, debe ser un lujo pelar patatas a su lado mientras esta contando chistes malos y te transmite esa alegría, y luego comer en su mesa mientras te cuenta anécdotas de su niñez o su aldea, como hace en el programa... puede que me equivoque, pero en todo caso hoy por hoy me parece una persona entrañable, y da gusto oirle hablar.

César dijo...

eso si, ya podria aprender chistes, el cabron !!!!!

Pasado está...

Datos personales