Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

3 de abril de 2006

14 de abril, día republicano


El 14 de abril de 1931, España tuvo una oportunidad. La proclamación de la II República Española encarnó el sueño de un país capaz de ser mejor que sí mismo, y reunió en un solo esfuerzo a todos los españoles que aspiraban a un porvenir de democracia y de modernidad, de libertad y de justicia, de educación y de progreso, de igualdad y de derechos universales para todos sus conciudadanos. Hoy, setenta y cinco años después, los firmantes de este manifiesto evocamos aquel espíritu con orgullo, con modestia y con gratitud, y reivindicamos como propios los valores del republicanismo español, que siguen vigentes como símbolos de un país mejor, más libre y más justo.

(...)

Por una España verdaderamente moderna, laica, culta, igualitaria, por su definitiva normalización democrática, y por el progreso armónico del bienestar de todos sus ciudadanos, hoy, setenta y cinco años después, queremos celebrar el 14 de abril de 1931, y proponer que esta fecha se celebre en lo sucesivo como un reconocimiento oficial a todos los ciudadanos españoles que lucharon activamente por la libertad, la justicia y la igualdad, valores comunes que tienen que seguir orientando la construcción democrática de la sociedad española.
El próximo día 14 se celebra el 75º aniversario de la proclamación de la II República Española. Ya hay preparado un manifiesto y, si no tengo mal entendido, también una mani. Va a ser un día repleto de actos, así que no va a haber tiempo para aburrirse.

3 comentarios:

MiguelNR dijo...

Como ya expliqué en otro Blog, el debate que provoca la derecha actual, es bastante absurdo.

La República cayó porque había muy pocos republicanos, como ya expliqué más de una vez. En aquella época se hizo famoso en España el dicho de: "En España hay 3 clases de personas; los de izquierdas, los de derechas, y los demócratas".

Todo el mundo quería dominar la situación, pero nadie quería respetar las reglas del juego, y realmente y en conciencia, muy poca gente era leal a la República.

Por eso es tan importante tener una Constitución y un Estado que sea, ni de unos ni de otros, sino de todos, y eso no se consiguió, desgraciadamente, con la República integral.

Los que quemaban iglesias, y violaban a monjas, no eran republicanos, porque eso no representa la República, no tiene nada que ver los ideales republicanos con esas salvajadas; lo que sí defendía la República era la total separación entre Iglesia y Estado.

La derecha, para edulcorar la figura de Franco, a la vez que se siente insultada cuando se le asocia con él, justifica la caída de la República por esas barbaridades, así como por la auto-exclusión (remarco lo de "auto"), de una derecha arcaica y caciquil (la que ganó la Guerra) que nunca creyó en los valores de la República, es decir: la democracia, la libertad y la solidaridad.

Lo dejaron muy claro cuando gobernaron, con mano de hierro, durante casi 40 años.

Se puede acusar a mucha gente, de los dos bandos, de hacer auténticas barbaridades, pero si uno es coherente con los ideales republicanos, en sus términos literales, no puede cometer ninguna de esas barbaridades, sin embargo, ¿que profesaban, públicamente, los miembros del Movimiento Nacional?.

Un Republicano incoherente se acerca a un fascista, y un fascista incoherente, deja pasar, en sus agujeros negros, en sus incoherencias, todo aquello que realmente representa la República.

Los valores de la República, como todas las repúblicas que nacieron de las revoluciones liberales, se acercan mucho a los de nuestra actual democracia, que consigue engranarse con nuestra historia, con nuestra tradición, pero siempre como norte el avance en las libertades civiles, el bienestar social y el Estado de Derecho.

La Constitución del 78 y la de la Segunda República, son primas-hermanas, pero estas dos Constituciones, con respecto a las Leyes Fundamentales del Régimen franquista, son enemigos mortales.

Dotakon dijo...

Poco republicano queda ya. Cuando lso que se supone que son republicanos se han convertido en el principal sustento del sistema de la monarquía aprlamentaria, situándose en elc entro mismo del oficialismo.

MiguelNR dijo...

Aquella derecha que fué la que puso a Don Juan Carlos encima de la mesa, va desapareciendo poco a poco.

El PSOE fué a las Cortes que votaron la Constitución a defender la Tercera República; concretamente fue el ex-Alcalde de La Coruña y próximo Embajador de España ante el Vaticano, Francisco Vázquez, el que estaba encargado de escribir y defender ese discurso.

De aquella era guerrista, prietista y liberal.

Pero antes de que pudiera subir a la tribuna, la derecha y la izquierda llegaron a un acuerdo en los despachos, una negociación que es normal en política, y deseable, que llevaría a la izquierda a aceptar una Monarquía con poderes muy limitados, y en donde se descargaría todo el peso político en el Presidente del Consejo de Ministros.

Lo que hace la izquierda, al defender la Monarquía parlamentaria, es defender el pacto que nos dimos todos los españoles y gracias al cual recuperamos la concordia nacional, y pudimos empezar a caminar juntos, por otro lado, el Rey sabe bien que defiende que él este ahí, y eso le hace recordar todos los días que la soberanía emana del pueblo, y reside en el Parlamento, en donde todos los españoles estamos representados.

Por eso el PSOE echó abajo el "Plan Ibarretxe" en el Congreso, porque es en el Parlamento en donde debe hacerse, y porque el Rey confía en que las instituciones funcionen, que la democracia funciona, y la izquierda lo ha demostrado.

Pasado está...

Datos personales