Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

31 de marzo de 2006

Otra de LD: especial ataque ad hominem a la vicepresidenta

El showroom de la vicepresidente De La Vega

(...)

El posado se realizó en verano de 2004. Desde entonces, tres mujeres indignadas por la imagen que proyectaron las ministras se pusieron manos la obra y utilizaron sus conocimientos en el mundo de la moda para hacer un seguimiento a la, sin duda, estrella del reportaje en el Vogue:
la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

Estas mujeres empezaron a analizar los modelos exhibidos por De la Vega en septiembre de 2004. Dejaron el trabajo, desbordadas por el enorme fondo de armario de la vicepresidenta, en septiembre de 2005. Un año de pasarela. Un año de complementos, abrigos y conjuntos de conocidas marcas. Las conclusiones de su estudio, que hicieron llegar a la redacción de Libertad Digital, demuestran el gusto de la vicepresidenta por la moda.

(...)
¡Tenemos una vicepresidenta que va a la moda! ¡Menudo delito! ¡Que le corten la cabeza!

Otro especial ad hominem de Libertad Digital. Que ya les vale, que se puede criticar a la vicepresidenta de forma un poco más seria y por su trabajo, no por los trajes que se pone. Por cierto, siguen con la manía de insinuar sin pruebas en ese especial.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Será que no hay razones para meterle caña. De hecho, lo hacen, tanto con seriedad como sin.

Boecio dijo...

El problema es si ella puede pagarse con su sueldo tanto modelito distinto, y tan caro. No olvidemos que a Pilar Miró la echó Alfonso Guerra de la dirección de TVE por comprarse unos zapatos y algo de ropa con cargo al presupuesto del Ente público.
Claro que un socialista también puede hacerse rico, según nos dijo el hermano de Alfonso Guerra.

Pasado está...

Datos personales