Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

26 de marzo de 2006

Las urnas ponen en su sitio a la 'Revolución Naranja'

En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales ucranianas de 2004, el vencedor fue un tal Viktor Yanukovich. Era el candidato de Rusia. No tenía el apoyo del resto de la comunidad internacional, ni de Estados Unidos. Se denunció una trama para convertirle en vencedor. Una trama sucia, envenenamiento incluido, como explican aquí.

Entonces, parte del pueblo ucraniano se echó a la calle. En Kiev montaron un espectacular campamento repleto de banderas naranjas. La 'Revolución Naranja' se puso en marcha, y lograron la repetición de la segunda vuelta, en la que venció el opositor a Yanukovich, Viktor Yushchenko, el candidato del resto de la comunidad internacional.

Al poco nombró primer ministro a una mujer bella y muy astuta para la política, Yulia Tymoshenko, que incluso había tenido problemas con la justicia ucraniana.

Pero a Yushchenko le crecieron los enanos y su gobierno ha tenido bastantes problemas. Se han celebrado nuevas elecciones (legislativas en este caso; presidenciales en el anterior) y, sorpresa, el vencedor parece ser el partido de Yanukovich seguido del bloque liderado por Tymoshenko, según los primeros sondeos. Ahora no hay falta de legitimidad ni posibilidad de acusarle de fraude electoral.

¿Entonces, qué? A mí me da por pensar que aquello no fue blanco ni negro. Que hay muchos intereses en la zona. Y que la reciente victoria de Lukashenko en Bielorrusia podría ser legítima y verdadera, como explica César. ¿Por qué no? ¿Y por qué sí hay que fiarse de la UE y de la OSCE?

10 comentarios:

César dijo...

Vaya, Jeremías!! Solo una breve reflexión: la victoria tan aplastante de Lukashenko tiene una cara amarga, pues revela que no existe Oposición que merezca respeto alguno por parte de la sociedad bielorrusa. Eso es triste y negativo.

Sin embargo, no resultará posible acreditar que Alexandr Lukashenko ha hecho trampa para perpetuarse en el poder; por la sencilla razón de que no lo necesitaba. Había ganado ya antes de que los Comicios diesen comienzo.

Sólo la propaganda occiental, persiste en falsificar la realidad ... Después de todo, les ha salido por una pasta gansa hacer el ridículo.

Jeremias dijo...

Estamos de acuerdo, César, aunque con tú última reflexión habría que hacer algún matiz, pero bueno :)

MiguelNR dijo...

Tanto Yanukovich como Lukashenko representan la faz más cerrada y nacionalista de sus países, la que más miedo tiene a la apertura, a la pérdida de sus valores en pleno proceso de Globalización, la pérdida de sus sistemas de bienestar, de la destrucción de su industria con la eliminación de las ayudas estatales y la apertura a mercados extranjeros, etcétera.

No dudo que tanto a la UE como a Estados Unidos le interesan otros candidatos, pero también entiendo que tiene que haber un mayor rigor a la hora de determinar los parámetros por los cuales unas elecciones están viciadas ó no.

Hay excesiva confusión informativa, y yo no tengo nada claro de que esas elecciones estén viciadas.

Hay algo todavía más importante, y es que en Europa, y sobre todo en Estados Unidos (aunque a estos últimos ya los doy como un caso perdido xD) deberían respetar más las decisiones de otras naciones, y sobre todo, deberían aprender a interpretarlas correctamente.

Los interrogantes sobre la globalización deberían ser satisfechos, respondidos, con mayor respeto y dedicación argumental, así como aceptar también aportaciones, como ha recordado la Presidenta de Finlandia, mensaje con el cual ganó las elecciones el partido socialdemócrata, después de décadas de hegemonía cultural y política, bien conservada.

"¿Por que los finlandeses no podemos aportar nuestra visión de las cosas a la globalización?,¿por que el Estado de Bienestar ya no sirve?, no veo indicadores de tal cosa, y sí de todo lo contrario".

Sí, hay intereses ocultos, y la ciudadanía no está bien informada.

Iñaki dijo...

Sólo un matiz: si hablamos del nacionalismo en Ucrania tenemos que hablar, sobre todo, del lado naranja. Y este es un rasgo que se obvia siempre en la prensa, ya que el nacionalismo no es presentable, y los naranjas son los buenos oficiales de occidente. Como todos los nacionalistas se visten de europeos, pero son lo que son. Y comparando nacionalistas, prefiero mil veces los que tenemos en España que los ucranianos. (Y por cierto, detesto a los nacionalistas de aquí).

MiguelNR dijo...

Desde mi punto de vista, comparando los discursos del lado naranja, y del lado Yanukovich, decir que el lado naranja es mas nacionalista que el lado de Yanukovich es un chiste de mal gusto.

Es bastante evidente que aquí, si hay un nacionalista, ese es Yanukovich.

Nadie tiene dudas de ello, porque la realidad es bastante evidente.

Muchos medios de comunicación sostienen la denominación contraria, y evidentemente, cometiendo un error brutal, tambien te puedo enseñar medios de comunicación en donde se hace la denominación contraria, que sin duda, es la correcta.

Todo forma parte del movimiento de confusión informativa del que hablo, promovida por intereses pro-norteamericanos.

La diatriba es bastante estúpida: con mirar los discursos de uno y de otro ya se sabe quien es más abierto hacia el extranjero, y quien es un furibundo nacionalista, tanto político como económico, y ese es Yanukovich.

Si se defiende a la revolución naranja es precisamente por ser sustancialmente más internacionalista.

En un medio de comunicación llegué a ver la estrambótica definición de "el Oeste nacionalista y liberal que defiende la revolución naranja".

"Nacionalista" y "Liberal", en fin, yo creo que estos medios de comunicación se quedan en evidencia de una manera bastante bochornosa, además de jugar con la ignorancia de la gente.

En los países eslavos, o hay nacionalistas, o comunistas, o liberales. No hay nada más.

Iñaki dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Iñaki dijo...

Te pondré ejemplos, que difícilmente encontrarás en la prensa española:
El ministerio de cultura ucraniano decidió que iba a dejar de dar fondos al teatro ruso de Kiev. Ruso no quiere decir que fuese de Rusia, sino que representaba obras en el idioma materno de la mitad de la población. Según él, la cultura de Ucrania sólo se puede expresar en idioma ucraniano. (Puedes traducirlo a la situación española y verá cómo suena y que significa). El mismo señor soltó un discurso muy divertido, visto desde fuera, para justificar que Nikolai Gogol era un escritor ucraniano, no ruso, y no porque haya nacido en Ucrania, sino porque su manera de ver el mundo era ucraniana, ¿te suenan estas historias? O los libros de historia de las escuelas, en los que se explican como desde hace miles de años existe el pueblo ucraniano, feliz a las orillas del Dnieper hasta que llegaron los malvados "moskali" desde el norte a destrozarlo todo en Ucrania (Por comparar, es como si en los libros de historia españoles se hablara de gabachos o de sudacas, o en Cataluña de charnegos). Te lo digo porque lo he visto. O que la mitad de la población necesite un intérprete para dirigirse a un juzgado, porque no se les autoriza a hablar en su idioma. O un director de periódico pro Yushenko, que dice que los ucranianos del oeste son más ucranianos que los del este, que han mantenido mejor las esencias de la patria. Y te puedo dar más y más ejemplos. Que no son aislados sino que es el tono general. Conozco bastante gente que votó a Yanukovich no porque les gustara, sino por oposición al nacionalismo ucraniano, que digas lo que digas, se alineó masivamente con Yuschenko. Y estos no eran retrógrados, ni nostálgicos del comunismo, eran gente que no divide el mundo en ucranianos y no ucranianos.
No sé si tú puedes leer la prensa en ruso o ucraniano, sospecho que no porque entonces no calificarías lo que yo he dicho de diatriba estúpida ni de chiste de mal gusto. Simplemente estás poco informado.
Por cierto, si miras la hemeroteca, cre que allá por mayo de 2005, aunque no te lo puedo confirmar, cuando Yanukovich era primer ministro de Ucrania, fue a Bruselas a pedir el ingreso de su país en la UE. Y poco menos que le mandaron a la mierda. El ingreso en la OTAN también ha estado siempre en la agenda, tanto de Kuchma como de Yanukovich.Así que tampoco te tomes muy en serio lo de prorrusos y prooccidentales.

Iñaki dijo...

Donde digo mayo de 2005 quiero decir mayo de 2004.

Jeremias dijo...

Vaya Iñaki, se ve que dominas el tema. Me apunto tu blog.

Por cierto, a mí tampoco me gustan los nacionalismos... de ningún tipo.

Un saludo ;)

MiguelNR dijo...

Bonita anécdota, pero no me sirve.

Esas declaraciones del periódico me huelen a justificación.

Lo mandaron a la mierda, ¿por que lo mandaron a la mierda?, es que las cosas hay que explicarlas xD, todos los países eslavos que se han querido acercar a la UE lo han hecho con recelos, desde una visión muy poco federal, como ha pasado en polonia, pero es lo máximo que han logrado sacar.

Ningún nacionalista eslavo se somete a Estados Unidos como lo han hecho los de la revolución naranja, y en eso se alinean con los comunistas.

Si tu dices que Putin es nacionalista, puedes tener razón, pero comparado con los ultra-nacionalistas y el partido comunista ruso, Putin es internacionalista xD.

La posición de la comunidad internacional es muy clara al respecto.

Todos los asalariados de las antiguas zonas industriales han votado a Yanukovich, por una razón, por miedo a las reformas estructurales. Estados Unidos le pediría a Yushenko que aceptara las normas de la OMC sin ningún tipo de contraprestación, y con una competencia muy dura, respaldada por el Gobierno de Bush, sin embargo la UE les ofrecía el paraguas que su economía, enormemente intervencionista, necesita.

A Yushenko le vendría bien, porque anularía las principales bolsas electorales de Yanukovich, pero los ucranianos no han picado, ó si lo prefieres, no les interesa.

En la Casa Blanca están preocupados, porque una de sus puntas de lanza en la zona se acaba de ir a tomar por culo, y en Bielorrusia pasa igual, independientemente de que el proceso estuviera viciado o no, y eso (y que se lo digan a Al Gore) creo que los norteamericanos tampoco pueden decir mucho.

Rusia está jugando sus cartas, lógicamente, y lo está haciendo en contra de Estados Unidos, y en parte, en contra de la UE, aunque todo depende de la estrategia.

Yo creo que a Yanukovich le convenía acercarse a la UE, porque Rusia no le permitiría tanta autonomía como Estado-nación, y porque Estados Unidos les pedirían contra-prestaciones impopulares electoralmente.

Pasado está...

Datos personales