Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

27 de diciembre de 2005

La rima de 2006

¡Feliz 2006!... los que fumáis os jodéis.

Me lo dijero el otro día. Y no me hace ninguna gracia, como la ley anti tabaco. Hace años que no fumo y me parece una cabronada. Una intromisión innecesario (y van... pffff) del Estado en la vida privada de los ciudadanos.

Recuerdo que tuve un profesor de derecho que fumaba en clase porque decía que tenía derecho para ello. Salvo, eso sí, que alguien no tolerase el humo por motivos personales. Fumaba en todas las clases porque lo hacía con respeto. Y Ducados. Como un señor.

El problema social del tabaco no es el tabaco. Eso es un problema personal, como la salud. El problema es la educación. Lo que sucede es que la gente no sabe fumar con educación y moderació. Soy el primero que no soporta un bar lleno de humo. Pero es que, esos bares, normalmente, carecen de ventilación. Pero no, la gente no se fija.


Dice la Declaración de los Derechos Humanos que "nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada". Y dice la Constitución Española que los españoles son iguales ante la ley, sin distinciones. Ya no. Ahora, quienes fuman, actividad permitida y consentida por el Estado, ya no son iguales ante la ley, aunque respeten a la comunidad. Ahora sólo podrán fumar en guetos, con lo que, además, estamos entrando en la vida privada de cada uno.

Hay gente que necesita fumar. Otros no pueden soportarlo. Y yo me pregunto, ¿el mundo es tan pequeño como para que tengan que encontrarse los de ambos bandos? Se solucionaría con respeto y educación, pero claro... ¿quién tira la primera piedra?

11 comentarios:

Dani dijo...

Yo estoy bastante de acuerdo con esta ley, básicamente porque protege los derechos de los no fumadores.

Me parece genial que nadie se meta en la vida de los demás, pero "la libertad de cada uno termina donde empieza la de los demás". No me parece mal que la gente fume, pero que no moleste a los demás. Y, la verdad, los sistemas de ventilación casi nunca son suficientes.

Por lo tanto, la "intromisión del Estado" lo único que hace es defender los derechos de los no fumadores a la vez que incita a la sociedad a acabar con el tabaco. Sinceramente, que los niños empiecen a fumar con 12 años me parece un tanto alarmante, y la única explicación es la permisividad social que el tabaco tiene en nuestro país.

[Por cierto, que cuando estuve en Canadá, donde la Ley es todavía más restrictiva, no hubo ningún problema. Ni por parte de los canadienses, de los europeos, ni de nadie.]

Jeremias dijo...

¿Y quién proteje los derechos de los fumadores? ¿Por qué primar a unos y a otros no?

Anónimo dijo...

No fumadores:
Si no quiereis aspirar el humo del tabaco tu casa o en un lugar impuesto como tu puesto de trabajo, muy bién. Pero no intentes imponer tu criterio al dueño de un bar. ¿O es que cuando vayas a casa de un fumador le vas a prohibir fumar en su salón?

Firmado: Un no fumador tolerante.

Knifehands dijo...

Se priman los derechos del no fumador porque no tiene por qué exponer su salud a peligros innecesarios que no son cosnecuencia de sus actos. Mientras que el fumador expone su salud a los peligros del tabaco por voluntad propia, por lo tanto tiene derecho a seguir haciéndolo si le apetece pero no tiene derecho ninguno de exponer la salud del prógimo a los riesgos del humo de su cigarro.

El que decide fumar es el que tiene que asumir las consecuencias y als responsabilidades de ese acto. No el que no decide fumar porque el que no decide fumar no ha tomado ninguna decisión. El estatus de no fumador es el statu quo. El que ha tomado una decisión que condiciona su vida es el fumador. Lo ha tomado libremente y es él quien debe aceptar que los que no hayan tomado esa decisión porque no han querido, no se vean afectados por la decisión del otro.

La Ley Antitabaco es lo mejor que ha hehco este gobienro en 20 meses.

Por cierto, tu profesor de derecho no hubiera podido fumar en clase si me hubiera tenido a mí como alumno. Y seguro que a muchos no les hacía gracia que fumara peor nod ecían anda, sólo porque él era la autoridad. Ese profesor abusa de su autoridad. Y es un energúmeno por no importarle nada poner en riesgo la salud de los demás en función de una decisión personal suya cuyas consecuencias no tienen por qué sufrir los demás.

Ya se le ha acabado el chollo afortunadamente.

Knifehands dijo...

Y eso del "no fumador tolerante" es una gran gilipollez. El no fumador siempre será tolerante mientras no le condenen a tragar humo. De no ser así, debe ser un intransigente sin miedo a serlo.

Jeremias dijo...

Ese profesor, ni era un energúmeno ni abusaba de su autoridad, te lo aseguro.

Dani dijo...

Creo que los derechos de los no fumadores deben ser protegidos:

1- Porque son mayoría de la población (cerca del 70%)

2 - Porque, cuando alguien NO fuma, no está perjudicando a nadie. Mientras, cuando alguien fuma, si puede perjudicar a los demás (incluidos bebés, menores, mujeres embarazadas, asmáticos, personas que trabajan en esos bares, etc...)

3- Porque esta Ley permitirá a los fumadores fumar en los lugares indicados, con lo que sus necesidades también son recogidas.

4 - Porque avanza en acabar con la permisividad que el tabaco tiene en nuestra sociedad y hará más difícil que nuestros hijos fumen.

piradaperdida dijo...

estoy de acuerdo con Dani... muchos fumadores abusan, y sí Jeremías, la respuesta es la educación, como lo es a muchas otras cosas. En un mundo de baldosas amarillas puede que los fumadores se preocupen de no apestar a desconocidos no fumadores, pero en el mundo real no. Y para eso sirven las leyes. Tampoco me parece para tanto la ley, sinceramente. Todavía existirán muchos sitios donde los fumadores puedan darle al vicio, y lo más probable es que todos los bares elijan permitir que la gente fume, para eso son bares. Pero sobre todo, podrán elegir. Ya veremos dentro de unos meses qué tal funciona la cosa, pero a mí me parece que no va tan mal.

Jeremias dijo...

Pues yo estoy a punto de volver a fumar. Hoy me he fumado uno, ya veremos que pasa el lunes. Y, claro, el día uno mi purazo no me lo quita ni Dios, e iré con él dónde sea necesario. Y si me quieren detener, pues adelante.

Primero crean el vicio y luego marcan a los fumadores. Así es el estado moderno. Y esto no pasa sólo con el tabaco: también con los videojuegos, los ordenadores, el botellón... criminalizar y perseguir a base de leyes está a la orden del día, desgraciadamente.

Anónimo dijo...

Señores y señoras, la ley anti tabaco no prohibe que la gente fume, ni se intromete en ningun modo en la vida privada de los fumadores, respeta su derecho a fumar si lo desean, la unica restriccion es a hacerlo en lugares publicos en donde gente inocente y con el mismo derecho del fumador quiere un espacio sano y seguro, o a caso ¿cree usted que los drogadictos no tienen el mismo derecho a inyectarse su dosis en un restaurante o en el transporte publico? de hecho eso "seria mejor" por que al menos su droga no nos afecta con los quimicos del humo de los que son al menos 6 los que causan cancer, recuerde que la nicotina es peor que la misma cocaina o la heroina asi que por que molestarnos por un beneficio social, como dejer de fumar en publico? con todo respeto a quien fuma y mis mejores deseos para que encuentre ayuda para dejar ese cosotso habito... JS

Jeremias dijo...

Hay una enorme diferencia entre el tabaco y las drogas: el tabaco está permitido, tolerado y ha estado alentado e incitado su consumo durante mucho tiempo. Además, tiene fuertes impuestos que llenan las arcas del estado y de muchas empresas.

Las drogas no, son una sustancia ilegal. Por eso, no pueden ser tratados del mismo modo.

Por lo demás, no acuerdo con usted, como he expuesto en el post. De todos modos, que quede claro que no critico el no fumar, sino el que los estados jueguen así con los problemas que crearon en el pasado. Los problemas no se solucionan casi nunca a base de leyes.

Pasado está...

Datos personales