Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

20 de septiembre de 2005

¿No serán columnas?

Aprovechando que ya está en marcha el IV Festival de Blogs voy a sacar algo que me viene rondando desde hace bastante tiempo, aunque otros ya hayan tratado el tema antes.

Empiezo con un ejemplo, porque se va a entender mucho mejor: ¿qué tiene de blog la columna de Victoria Prego en elmundo.es? ¿Es un blog porque se publica en un medio digital? Sin embargo, en el mismo medio publica Pepe Cervera su Retiario, y éste sí huele a blog.

A lo que voy: ¿qué es un blog y qué no lo es? ¿Basta con publicar a través de un CMS? ¿O es necesario algo más?

Es complicado dar con unas características unívocas para definir qué es un blog. Tengo claro que un blog necesita tener enlaces, un autor -o varios- diferenciado y reconocible, un sistema de publicación (que permita comentarios) tal que lo último sea lo primero y una actualización periódica y regular. Todas ellas características técnicas.

Pero hay que empezar a ir más allá. Un blog es una página con carácter, el de su autor. Un blog es una página en la que el que escribe también escucha y en la que el que escucha, escribe. No sólo se trata de un recurso, sino de un fin en sí mismo. Los bloggers saben que son bloggers y se comportan como tales, procurando participar en la conversación, manteniendo activa la comunidad y promocionándola. ¿Una filosofía? ¿Un modo de vida? ¿Una forma de entender la Red? Son distintas maneras de decirlo. Por ahí va la cosa.

No quiero decir con ello que los blogs estén cerrados para los grandes medios. Periodista Digital acaba de abrir una amplia sección de blogs bastante interesante, lo mismo que prisacom, con La Tejedora o con la grata sorpresa de Javier del Pino, el primer periodista-blogger que, en un blog de su empresa, escucha los comentarios y es capaz de responderlos. Sin olvidarnos, por supuesto, de Informativos Telecinco, a cuya cabeza están dos conocidos bloggers.

Sobre todo, creo que para que un blog sea reconocido como tal, la comunidad en general, es decir, la blogosfera, debe aceptarlo. Y como somos muy abiertos, a veces pecamos de tener excesiva manga ancha, creo yo. Para evitar el 'fin de la revolución' no hay que ser temerosos: expulsemos a los intrusos y aceptemos a quienes llegan como iguales. Antes de afirmar 'esto es un blog', reflexionemos: ¿No será una columna? Suena elitista, pero no lo es.

PD: Tampoco se deben publicar chorizos como éste en un blog, pero no tenía más remedio :P

3 comentarios:

Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:
Pienso que la diferencia entre bitacoras y simples "columnas" es el hecho de los comentarios, no solo que se permitan hacer comentarios, sino que el autor participe en mayor o menor medida en esos comentarios y se fomente el debate y el contraste. Creo que ese es el gran valor de las bitacoras, frente a los sitios web tradicionales. Otra cosa es que algunos periodistas piensen que con un sitio web alojado en su periodico ya sea bitacora, porque estan en Internet como sucede en El Mundo, simplemente por ese hecho.
Saludos a todos.

Cenicienta dijo...

Un blog no es un simple comentario, ni una recopilación de noticias, ni una cesta donde la gente puede opinar. Es una criatura. Tu lees algo, relacionas con otras cosas, opinas, contrastas, la gente critica, les respondes y te vuelven a criticar. O no. No creo que lo que haga Victoria Prego cobrando un sueldo o similar sea un blog. Es algo más que una columna. Es un mini periódico especializado con muchas cartas al director. Y ya. Y los blogs que hacen el chorra o cuentan la vida del autor.. pues tampoco es que sean mucho más allá de un diario electrónico. Dícese el quinto. Pero al menos no buscamos ser información cercana a la gente cuando en el fondo somos un instrumento más del gran medio de comunicación que nos quiere condicionar. ¿Qué buscan? Que los bloggers les enlacen, como fuente independiente, cuando no lo son.

Toma chorizo 'revolucionario'.

Anónimo dijo...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! »

Pasado está...

Datos personales