Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

31 de agosto de 2005

Recomendaciones legales sobre la Libertad de Expresión en Internet

Parafraseando a un profesor que tuve de Derecho Constitucional, y que siempre afirmaba que 'No hay Constitución sin Democracia, ni Democracia sin Constitución', voy a pasarme de listo: 'No hay Internet sin Libertad de Expresión, ni Libertad de Expresión sin Internet'. Sé que la segunda parte queda un poco coja, y se pueden poner muchos peros, pero queda bonito, y es cierto que la Red nos ofrece posibilidades desconocidas.

Internet es un medio de comunicación que nace con ansias de libertad, los weblogs lo reflejan a la perfección. Y todo lo que nace con dichas características se encuentra con barreras institucionales, porque suele molestar. Basta con revisar Reporteros sin Fronteras para darse cuenta de que, en muchos países, disentir de las versiones oficiales en Internet puede salir caro.

¿Se puede poner puertas al campo? ¿Se puede limitar Internet? Se puede, China es un buen ejemplo, aunque siempre habrá quien se salte dichas limitaciones. Pero también se puede regular sin intenciones ocultas; Reporteros sin Fronteras propone seis recomendaciones que no deberían trasgredirse en ninguna regulación de Internet. Ahí van:
1. Cualquier legislación que afecte a la circulación de información en Internet tiene que basarse en el principio de libertad de expresión, tal y como está definida en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

2. En una sociedad democrática y abierta todos los ciudadanos pueden decidir a qué informaciones quieren acceder en Internet. Es inaceptable el filtrado o la clasificación ("rating") de los contenidos digitales, por parte de un gobierno. Los filtros solo deben instalarlos propios internautas. Cualquier medida de filtrado a un nivel superior (nacional o incluso local) se contradice con el principio de libre circulación de la información.

3. No es aceptable la obligación de tener que registrar un sitio Web ante una autoridad gubernamental. A diferencia de lo que es válido para la TV o la radio, la instauración de un sistema de concesión de frecuencias no está justificada en Internet, cuya infraestructura se basa en unos recursos ilimitados. Por el contrario, el registro obligatorio de las publicaciones digitales podría ir en contra del libre intercambio de ideas, opiniones e informaciones en el Net.

4. Un prestatario técnico de Internet no puede considerarse responsable de la simple transmisión o el alojamiento de contenidos, a menos que se niegue a aceptar una decisión judicial. Cualquier decisión relativa a la legalidad o ilegalidad de un sitio Web, solo puede adoptarla un tribunal de justicia y, en ningún caso, un prestatario técnico de Internet. Tal procedimiento judicial tiene que garantizar los principios de transparencia y responsabilidad, así como el derecho a apelar.

5. La jurisdicción de un Estado solo puede ejercerse sobre los contenidos albergados en su propio territorio (regla llamada de puesta en línea - "upload rule"). No puede ejercerse sobre la totalidad de los contenidos descargados en su territorio.

6. Internet abarca diferentes tipos de medios de comunicación y están en vías de desarrollo nuevas herramientas de publicación, tales como los bloc-notes digitales ("blogging"). Las personas que escriben en Internet, así como los periodistas digitales, tienen que poder disfrutar del derecho fundamental a la libertad de expresión, así como a derechos complementarios para la confidencialidad de sus comunicaciones y sus fuentes.
Buen tema de debate para la segunda fase de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información que se celebrará en Túnez del 16 al 18 de noviembre. Sin embargo, queda mucho por aclarar.

PD: Este post forma parte del Blog Carnival sobre Bitácoras y Libertad de Expresión organizado por Manuel Almeida.

No hay comentarios:

Pasado está...

Datos personales