Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

27 de agosto de 2005

¡Qué maravilla!


Vaya edificio. Lo ha diseñado Santiago Calatrava, un genio, y está en Malmo, Suecia. Está inspirado en un torso humano y se trata de un buen ejemplo de arquitectura viva. Fascinante.

5 comentarios:

Nesemu dijo...

¡Impresionante!
Si somos capaces de modelar la materia inerte hasta alcanzar estas cimas de belleza y de armonía, de dominio de la técnica y de las ciencias... <¿cuando podremos infliuir en las mentes de los gobernantes y de los miopes que se afanan en la destrucción del planeta?
Nesemu

Jeremias dijo...

Si las mentes fuesen tan sencillas como los edificios... y no hablo de manipularlas, sino de abrirlas a 'los otros' :D

Carlos dijo...

Bin Laden ha dicho que le gusta mucho

Anónimo dijo...

A mi, como todo lo que hace Calatrava, me parece una horterada con pretensiones tecnologicas.
Deben ser los genes falleros.

Jeremias dijo...

¿Qué pretensiones tecnológicas?

Carlos, yo creo que en lo primero que piensas al verlo es en Bin Laden... es que está ahí, tan solitario entre casitas bajas... :D

Pasado está...

Datos personales