Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

3 de agosto de 2005

¿Perder el tiempo?

Si buscas 'perder el tiempo' en Google, salen 1.050.000 resultados. Con 'pérdida de tiempo' la cifra aumenta a 1.440.000.

Ninguna de las dos opciones debería arrojar resultados.

El tiempo no se pierde, ni se gasta. Como mucho, pasa. Aunque, en realidad, lo único que hace es consumirse a sí mismo. El tiempo no siempre ha estado ahí, no hace mucho que tenemos constancia de su existencia. Hasta que no se popularizaron los relojes de bolsillo y de pulsera el tiempo no se convirtió en un recurso más, productivo en muchos casos.

El tiempo no nos pertenece, ni como individuos ni como sociedad. Es pura relatividad. Por eso no podemos perderlo. Simplemente nos es útil contabilizarlo. Una vez materializado el tiempo es cuando se puede perder o convertir en oro.

Quizá viviríamos más tranquilos si nunca lo hubiésemos hecho, pero como ya no podemos dar marcha atrás, aprovechemos cada segundo, cada instante. Hoy es siempre, todavía.

4 comentarios:

Cenicienta dijo...

El tiempo sirve para muchas cosas, pero es imposible perderlo. Se pierde una pulsera, el pelo o algo, pero no algo que es intangible.

Recuerda: hago, con gente, lo que quiero y lo que debo.

Luego... te propongo algo indecente

Nesemu dijo...

El tiempo no existe, lo vamos haciendo a medida que lo necesitamos. Por eso hay un tiempo cronológico y otro kairológico o existencial.
Los africanos se pasman de que los blanquitos digan que "pierden el tiempo".
¿Cómo vamos a perder lo que tenemos?
Recuerdo lo que John Milton respondió a un discípulo de Galileo Galilei en casa de éste en Florencia.: "Me pregunta usted, joven, cuantos años tengo... pues, a mucho tirar, seis o siete... porque no pensará usted que tengo los que ya he vivido."
Permanece sugerente la afirmación de Hegel: "Somos lo que no somos"...
En cuanto hemos sido, lo que sea, ya no nos pertenece, ya no lo somos, porque sólo se es siendo.
De ahí la sagacidad de Jeremías: Hoy es siempre, todavía.
Nesemu

Jeremias dijo...

Cenicienta, propón :D

Cierto, nesemu, me olvidé de los tres tiempos. Quise comentar algo de África pero creo que no hacía falta: para eso están los comentarios. Bonita anécdota la de Galileo.

Quizá sólo somos recuerdos y esperanzas.

Cenicienta dijo...

¡¡Para qué propondré si me vas a rechazar!!!

Ala, pues se lo digo al resto (de los que estén por la capi). Este finde son las Fiestas de Lavapies... no hay más que añadir

Pasado está...

Datos personales