Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

6 de julio de 2005

Iglesia, abusos sexuales y acuerdos económicos

Un juez ha dado su aprobación preliminar al mayor acuerdo (lo que significa que hay alguno más) entre una diócesis de la Iglesia Católica (la de Convington, Kentucky) con un grupo de víctimas de abusos sexuales. Ciento veinte (120) millones de dólares, 40 que pagará directamente la diócesis de sus fondos -¿a cuánto ascienden sus fondos?- y 80 que se reclamarán a un par de compañías de seguros -¿perdón?-.

Tras cincuenta años de abusos todo se salda de forma amistosa. Las víctimas recibirán entre 5.000 y 450.000 dólares, lo que contentará a muchos, pero no a todos. Sin penas de cárcel, sin que los sacerdotes y trabajadores de la diócesis sean sometidos a las leyes civiles. Supongo que pensarán que ya les castigará Dios. Luego, algunos, tienen la desfachatez de decir tonterías como que los homosexuales viven 20 años menos. Y, claro, así nos va.

2 comentarios:

Tabu dijo...

tonk! tonk!
(sonido de algo hueco -mi cabeza- golpeandose con algo duro -la pared-)

Por favor, Jeremias, no me des estas noticias...

Q se escapen los ricos de la justicia ya es bastante frustrante, pero q tb la iglesia pueda hacer lo mismo... jooooder...

Me parece maravilloso saber para q sirven los fondos q los feligreses aportan, "maravilloso".

Pero claro, la integridad de la iglesia no tiene precio, o si?

Jeremias dijo...

Noticias de esas que, a veces, pasan desapercibidas. El método está claro: pagar para no ser castigado. Es legítimo, está permitido, pero es una mierda.

La justicia no tiene precio, porque no se ha hecho justicia, pero la integridad de esta gentuza ha quedado 'salvada' y pagada. Lamentable.

Pasado está...

Datos personales