Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

11 de julio de 2005

¿Cercar Jerusalén?

Por lo visto el consejo de ministros israelí ha aprobado la construcción de un muro de 'seguridad' en torno a Jerusalén. ¿Excusa? La de siempre: protegerse de ataques palestinos. ¿Consecuencias? En primer lugar, que quedarán excluídos de Jerusalén cuatro barrios en los que viven más de 50.000 palestinos; segundo, las enormes dificultades para entrar y salir que encontrarán los ciudadanos israelíes, sobre todo palestinos que pagan en la Ciudad Santa sus impuestos.

Más allá de los temas prácticos, del día a día, se trata de una medida que no contribuye con los gestos de paz. No mejora el ambiente, sino que lo empeora. No facilita el trabajo a Mahmud Abbas, se lo complica. Se podrán frenar, hasta cierto punto, los ataques palestinos, pero así no se construye la paz.

No hay comentarios:

Pasado está...

Datos personales