Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

24 de junio de 2005

La BBC, por la precisión y el rigor

Llego, por Periodistas 21, al nuevo código ético de la BBC. Y sólo queda aplaudir. La precisión por encima de la rapidez de actualización; la verdad sobre la especulación. Búsqueda de la imparcialidad recogiendo todas las opiniones posibles. Integridad editorial e independencia. Vocación de servicio público. Transparencia, respeto a la privacidad, protección de los sectores más vulnerables y responsabilidad ante la audiencia.

Me quedo con lo primero. El próximo reto del periodismo digital es destacar en calidad. Es fácil ser el primero, basta con tener una plantilla grande, lo difícil es ser el mejor. A veces, la necesidad de informar de forma instantánea (necesidad creada, no me cabe duda) y la necesidad de informarse lo más rápido posible, desinforman. Al menos a mí me pasa. Es preferible ir lento, pero seguro. Para demostrarlo, basta con recordar esta fábula:
En el mundo de los animales vivía una liebre muy orgullosa, porque ante todos decía que era la más veloz. Por eso, constantemente se reía de la lenta tortuga.

-¡Miren la tortuga! ¡Eh, tortuga, no corras tanto que te vas a cansar de ir tan de prisa! -decía la liebre riéndose de la tortuga.

Un día, conversando entre ellas, a la tortuga se le ocurrió de pronto hacerle una rara apuesta a la liebre.

-Estoy segura de poder ganarte una carrera -le dijo.

-¿A mí? -preguntó, asombrada, la liebre.

-Pues sí, a ti. Pongamos nuestra apuesta en aquella piedra y veamos quién gana la carrera.

La liebre, muy divertida, aceptó.

Todos los animales se reunieron para presenciar la carrera. Se señaló cuál iba a ser el camino y la llegada. Una vez estuvo listo, comenzó la carrera entre grandes aplausos.

Confiada en su ligereza, la liebre dejó partir a la tortuga y se quedó remoloneando. ¡Vaya si le sobraba el tiempo para ganarle a tan lerda criatura!

Luego, empezó a correr, corría veloz como el viento mientras la tortuga iba despacio, pero, eso sí, sin parar. Enseguida, la liebre se adelantó muchísimo.Se detuvo al lado del camino y se sentó a descansar.

Cuando la tortuga pasó por su lado, la liebre aprovechó para burlarse de ella una vez más. Le dejó ventaja y nuevamente emprendió su veloz marcha.

Varias veces repitió lo mismo, pero, a pesar de sus risas, la tortuga siguió caminando sin detenerse. Confiada en su velocidad, la liebre se tumbó bajo un árbol y ahí se quedó dormida.

Mientras tanto, pasito a pasito, y tan ligero como pudo, la tortuga siguió su camino hasta llegar a la meta. Cuando la liebre se despertó, corrió con todas sus fuerzas pero ya era demasiado tarde, la tortuga había ganado la carrera.

Aquel día fue muy triste para la liebre y aprendió una lección que no olvidaría jamás: No hay que burlarse jamás de los demás. También de esto debemos aprender que la pereza y el exceso de confianza pueden hacernos no alcanzar nuestros objetivos.

4 comentarios:

Dotakon dijo...

Pues yo no entiendo de ética periodistíca....

... pero veo la BBC World d evez en cuando y como ke me aburre un poco. Yo prefieor la televisión americana, pa ké nos vamos a engañar. Los informativos de la NBC por ejemplo son mucho más efectistas... la BBC no busca el efectismo, busca la seriedad y el rigor.

Eso e sbueno pero también un poco aburrido ¿no? xD

Dotakon dijo...

El telediairo de la NBC es como una película de Brian de Palma xD

Hasta luego!!^_^

Jeremias dijo...

Lo que pasa es que la BBC no es sólo televisión. También tiene servicios de radio, Internet, alertas a móviles, producción... y muchas más cosas. En todas ellas se impone el código ético.

Si te acaba aburriendo la BBC, siempre puedes ver La Casa de Tu Vida... o La Guerra de Los Mundos :D

Dotakon dijo...

Pero en la BBC no hay ese efectismo que ves en los News de EEUU. Ese tono dramáticamente exagerado de Tom Brokaw por ejemplo con esa mirada fija y el cartelito al lado de su cabeza con todo tipo de titulares cortantes y fotomontajes xDD

Pasado está...

Datos personales