Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

10 de junio de 2005

Desarrollo Humano Árabe 2004

El Real Instituto Elcano ofrece, traducido, el resumen ejecutivo de la tercera edición del informe Arab Human Develoment. Merece la pena echarle un vistazo:
En la actualidad, ningún pensador árabe duda de que la libertad constituye una condición vital y necesaria, aunque no la única, para que pueda producirse un nuevo renacimiento árabe, o de que la capacidad del mundo árabe para hacer frente a sus desafíos internos y externos depende de que se logre acabar con la tiranía y garantizar unos derechos y libertades fundamentales.

(...)

A pesar de las variaciones de un país a otro, los derechos y las libertades disfrutados en el mundo árabe siguen siendo escasos. Aun sin tener en cuenta la intervención extranjera, las libertades en los países árabes se ven amenazadas por dos tipos de poder: el de los regímenes no democráticos y el de la tradición y el tribalismo, a veces con la religión como excusa. Estos dos poderes, que andan de la mano, se han combinado para restringir las libertades y los derechos fundamentales y han minado la fuerza y la capacidad de progreso del buen ciudadano.

(...)

una reciente investigación, la Encuesta Mundial de Valores (WVS, en sus siglas en inglés), ha puesto de manifiesto la falsedad de estas afirmaciones al demostrar que existe un anhelo racional y comprensible entre los árabes de liberarse de dirigentes déspotas y disfrutar de un gobierno democrático (...) Sin duda, el verdadero fallo causante del fracaso de la democracia en numerosos países árabes no es cultural en su origen, sino que radica en la convergencia de estructuras políticas, sociales y económicas que han suprimido o eliminado a actores políticos y sociales organizados capaces de sacar provecho de la crisis de los regímenes autoritarios y totalitarios.
El pueblo pide cambio pero las estructuras sociales y políticas no lo permiten. Aquí ya hemos pasado por esto. Se trata de separar Iglesia y Estado, de enseñar lo que representan los Derechos Humanos y de desacreditar a los dictadores. Es el único camino.

Llegad hasta el final del documento, que aporta unos interesantes escenarios alternativos.

No hay comentarios:

Pasado está...

Datos personales