Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

25 de mayo de 2005

Oleoductos

Una buena forma de seguir los ejes geoestratégicos y las alianzas eventuales entre países es analizar la red de oleoductos. Es interesante ver de dónde parten, dónde llegan y qué cantidad de petróleo o gas pueden transportar.

El último va directo del Mar Caspio a un puerto turco. Y de allí a Estados Unidos. Un millón de barriles diarios (capacidad para 10 millones), de muy alta calidad y que no tienen nada que ver con el petróleo ruso ni de Oriente Medio, las dos fuentes petrolíferos de las que Estados Unidos quiere depender menos.

¿Por dónde pasa más de la mitad del invento? Por Turquía. ¿Y qué empresa es la principal del consorcio que lo gestionará? BP, británica. Es fácil sacar conclusiones: Estados Unidos arrastra a sus aliados para su objetivo energético, que no es otro que hacerse más independiente de la OPEP. Y lo hacen bien, vaya.

1 comentario:

César dijo...

y queda patente que la politica internacional estadounidense es en post de la economia (la suya claro) y no de la democracia y la libertad mundial, pese a quien le pese, y se lleve a quien se lleve por delante.

y dios esta de su lado, que lo dice bush

Pasado está...

Datos personales