Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

24 de mayo de 2005

Ángela rodicio, a saco

'Acabar con el personaje' es el libro que acaba de escribir la que fuese corresponsal de TVE Ángela Rodicio. Se toma venganza del trato de buena parte de los compañeros de profesión y de muchos de sus jefes en Televisión Española:
"Con este libro no busco nada. No intento llegar a ningún sitio", escribe Ángela Rodicio en el prólogo de Acabar con el personaje. "Nunca he sentido, en toda mi vida, ni rencor, ni deseos de venganza."

A pesar de sus dulces palabras, Rodicio, que mañana miércoles presenta su libro en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, ha intentado vengarse y de qué forma.

Dice de su ex jefe Alfredo Urdaci, que tiene "un servilismo sin límites". A su ex cámara durante quince años José Luis Márquez, le llama Mastuerzo --"majadero"-- durante toda la obra. A Arturo Pérez Reverte lo tilda de "espía". A Fran Sevilla lo llama "farsante". A Jiménez Losantos lo equipara a "Goebbels" y así... hasta Aznar.
A mí me parecía una buena periodista, y parece que se ha decidido a soltar todo lo que llevaba dentro. Como me gusta la polémica, me compraré el libro. Yo me quería dedicar a lo mismo que ella pero, vaya, visto como están las cosas, se le quitan a uno las ganas. O, quién sabe, quizá me convenza para intentarlo.

Por cierto, el jueves, en elmundo.es, harán un chat en directo con ella.

14 comentarios:

Carlos dijo...

Según he leído, cuenta que Pérez-Reverte pagaba a los combatientes bosnios para que disparasen al aire cerca de dónde él estaba transmitiendo, para fingir que se encontraba en medio del fragor del combate. Qué listillo, el Arturito.

Jeremias dijo...

Es una de las perlas que destaca Periodista Digital. Pero, según se puede ver en el enlace de Plaza&Janés, la editorial, es más bien un libro para defenderse de tanto acoso en el que, de paso, repasa el estado de la profesión.

Siempre se destacan los extremos, ya se sabe.

Dani dijo...

Jeremias, que la Rodicio no te haga ahora abandonar tus sueños...

Yo te quiero ver por ahí adelante micrófono (o pluma) en mano... A ver si por casualidad algún día tenemos suerte y coincidimos en algún hotel inhóspito de Jerusalén bebiendo whisky :) :) :)

Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:
Sobre la opinion acerca de don Arturo, el mismo ha reconocido que era un mercenario altamente remunerado y un hijoputa que se beneficiaba del dolor ajeno y que cuanto mas morbo hubiera mejor para el y que por eso se fue, porque acabo harto. Supongo que Rodicio con su dilatada experiencia, tambien tendra sus secretos profesionales. Esto me suena a "Territorio comanche" y cierta carta que encendio los animos en la direccion y compañeros de RTVE. Quizas ganemos una muy buena novelista en esta mujer, como fue el caso del mercenario (el mismo se ha calificado) del señor Perez Reverte. Sobre los demas, pues poco mas hay que añadir.
Saludos a todos.

Jeremias dijo...

Ya me gustaría coincidir contigo y con alguna otra persona, Dani ;)

Estoy de acuerdo contigo, Wall. ¿Hasta que punto se pervierte la profesión de corresponsal de guerra? ¿Qué hay que hacer para acceder a un buen reportaje o entrevista? Espero poder contarlo algún día :)

Cenicienta dijo...

Vámonos, vámonos
de free lance!!!!

Me apunto al alcohol... pero tiene que ser wiski!!

Jeremias dijo...

Tú eres como yo, te apuntas a un bombardeo :D

Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:
Os mando la columna de don Arturo del proximo 12 de junio y que habla sobre la señora Rodicio. Espero que os guste:
"EL CASO DE LA NIÑA

La Niña Rodicio, que anda en líos laborales desde que TVE la quiso echar a la calle por meter presuntamente mano a la caja –allí aseguran que se gastaba el dinero de la corresponsalía de Tel Aviv en ropa cara y artículos de lujo–, ha publicado un libro autojustificativo en el que, creyendo que la mejor defensa es el ataque, describe el mundo de los reporteros de guerra como un cuento de hadas donde ella, valerosa e incomprendida Cenicienta, se enfrentaba con mucho coraje e independencia ideológica a una chusma de colegas españoles mercenarios, machistas, cobardes, embusteros, fantasmas y sin escrúpulos, que no la soportaban por lo guapa y lo inteligente y lo buena periodista que era y sigue siendo. Casualmente, los únicos de quienes habla bien y dice que la apreciaban, Julio Fuentes y Ricardo Ortega, están muertos. Que ya es mala suerte. En cuanto al resto, la Niña desvela lo malos periodistas, lo vagos, lo mentirosos y lo perros que son todos; por ejemplo, tipos tan sospechosos de toda la vida como los veteranos Alfonso Rojo, Márquez y Fran Sevilla. A mí también me incluye en la relación aunque me jubilé hace once años, supongo que para agradecerme haberla citado con poco afecto en Territorio Comanche. Contando lo que dice que otros le han contado que les contaron, afirma que pasé veinte años pagando a soldados para que disparasen y presumir de tiros, y que en mis tiempos mozos fui, simultáneamente, agente de la CIA y del KGB.

La verdad es que no pensaba ocuparme del asunto. No cazo ratoncitos a estas alturas, y bastante tiene ya la Niña encima. Pero el otro día abrí El Semanal y encontré cinco páginas con entrevista dedicadas a promocionar el libro de la honrada tragafuegos, con una foto «en su minúsculo y dos veces hipotecado apartamento de Madrid». Y lo del minúsculo y dos veces hipotecado apartamento me conmovió tanto que leí la entrevista entera mientras movía la cabeza y pensaba: pobre chica. La acusan injustamente de robar una pasta gansa, y ya ves. Vive en la miseria. Sedotta, calumniatta y abandonatta, la pobre, por razones políticas, por supuesto, después de lo difícil que es salir en la tele compitiendo en plena guerra con hombres sudorosos y machistas, mientras una va bien maquillada, con pashmina de seda, ropa superfashion y tacones, pagando todo eso del exiguo sueldo de la tele, sin plus de peligrosidad que, a diferencia de los otros ávidos Rambos, ella asegura nunca quiso cobrar. Cómo se han cebado con su acrisolada honradez, en vez de atacar a otros reporteros ladrones como los que saquearon los museos de Bagdad, de donde ella admite haberse llevado sólo pequeños recuerdos: «Un par de fotos del museo de Sadam y un pedazo de cuerno de marfil y creo que fui la que menos se llevó. Mucha gente cayó en la tentación, me consta que hay colegas que lo hicieron. A mí jamás se me hubiera ocurrido».

Como dice la sabiduría popular, a la pájara se la conoce por la cagada. Eso mismo es lo que le dije a Márquez cuando telefoneó desde Israel para decirme alucino, colega, esa tía cuenta que la echaron por independiente y objetiva, cuando aquí los palestinos no la podían ni ver porque pasaba de ellos, y no iba a un campo de refugiados ni a una intifada aunque se lo pidieran de rodillas. Ni trabajaba ni dejaba trabajar. Tiene huevos que precisamente ella acuse a la gente de trabajar desde los hoteles. Así que, oye, no sé qué harán Alfonso, Fran y los otros, pero yo le voy a meter una demanda judicial que va a escupir las muelas. Eso dijo Márquez; pero mi respuesta fue déjala estar, hombre. No merece la pena. La Niña Rodicio es una desventurada que se vio metida, jovencita y demasiado verde, en un mundo muy duro que le venía grande. El día que su directora de Informativos la mandó al extranjero, la hizo polvo. La megalomanía se le disparó con los viajes, los hoteles caros, el dinero, el presunto glamour del reportaje de guerra, la gente diciéndole: huy, hija, qué hace una chica con esa voz de pito en sitios como éste. Todo eso hizo que al final se le exaltara la olla. Encima, la Tribu nunca la tomó en serio: recuerda sus histerias de diva ultrajada y sus aviones B-52 bombardeando en picado. Así que dejadla tranquila, que va apañada. Teclear un libro paranoico se le antojó mejor terapia que un psiquiatra. En realidad deberían olvidarse del dinero, readmitirla en TVE y devolverla a una mesa de redacción o a un despacho, de donde esa pobre infeliz nunca debió haber salido.

El Semanal 12 de junio"

Saludos a todos.

Jeremias dijo...

Es duro, Wall, pero interesante: ella contra todos, todos contra ella. Si yo fuese uno de los 'damnificados' iría directo al juez por atacar mi imagen privada.

De todas formas, no es tanto lo que ataca a sus compañeros en el libro -que también- sino lo que dedica a asegurar que hacía bien su trabajo y a contar cosas sobre la zona. Esa es la parte más interesante, cuando habla de Bagdad y Jerusalén.

En fin, que si yo fuese Pérez-Reverte no alimentaría la polémica en los medios o con otro lilbro, sino que iría junto a mis compañeros a los tribunales. Es la mejor forma de limpiar tu imagen. Luego, si el juez me da la razón, quizá escribiese algo :D

Cenicienta dijo...

"valerosa e incomprendida Cenicienta"...
vale se lo presto... pero.... ejem

Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:
Continuando con el tema Rodicio, en El Semanal Digital hay un articulo sobre la respuesta de don Arturo que os paso a continuacion:
" "Libro paranoico" es la definición que el académico usa para "Acabar con el personaje", la última publicación de Ángela Rodicio donde arremete contra el escritor y su "tribu" de reporteros.

15 de junio de 2005. Rodicio viene a decir de Pérez Reverte que pagaba a los soldados para conseguir unas entradillas más espectaculares en los telediarios, que era un rancio machista en su comportamiento como corresponsal de guerra y que -según los rumores- "no se sabía si trabajaba para la KGB, la CIA o los dos a la vez". Demasiadas insinuaciones para que el creador de Alatriste no reaccionara, a pesar de asegurar que "no cazo ratoncitos a estas alturas, y bastante tiene ya la Niña encima".

Pérez Reverte, en su artículo de la revista El Semanal, utiliza toda su ironía para intentar demostrar que Rodicio no sabe de lo que habla, que toda la profesión estaba en contra suya por sus propios méritos, que acostumbraba "contar la guerra desde el hotel" y que se hacía "la Cenicienta" en un mundo cruel de reporteros mercenarios y sin escrúpulos.

No es la primera vez que Pérez Reverte ataca a Rodicio. Su enemistad data de 1994, cuando el periodista y escritor publicó "Territorio Comanche" y relató las historias de "la niña Rodicio", como la llamaba y la sigue llamando. Más duro en su reacción ha sido el cámara Márquez -a quien Rodicio llama "mastuerzo" en su libro-, que ya ha anunciado que le pondrá una querella a la periodista.G.O. "
El enlace es http://www.elsemanaldigital.com/articulos.asp?idarticulo=32608

Saludos a todos.

Jeremias dijo...

Yo haría más bien lo de Márquez: demanda por ensuciar mi buena imagen. Porque, además, él no es un personaje público como Pérez-Reverte, y le acusa de cosas mucho más graves (espiar para Urdaci, estar constantemente de baja...).

Anónimo dijo...

Pero quien se cree las historias ahora de esta menopausica frustrada.
Soy lector de D.Arturo , y por desgracia estoy en un sistema que el cita muchas veces en sus articulos , donde hay conflicto alli estamos....

Jeremias dijo...

Pero cuéntanos algo más. Yo también leo a Pérez-Reverte, y me encantan sus artículos, libros y crónicas.

Pasado está...

Datos personales