Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

23 de mayo de 2005

De ETA y otros demonios

Hace casi dos años que ETA no mata. Cada vez que intenta algo recibe el correspondiente palo policial, sea en Francia, sea en España. Hace muy bien el PP en exigir a Zapatero que no le dé respiro a ETA, y hace muy bien el presidente dejando una puerta abierta a la derrota pacífica de la banda terrorista.

La clave está en que no ceje la acción policial. Ni un respiro. Si quieren tranquilidad, que entreguen todo su arsenal, que se identifiquen todos sus miembros y que descubran todas sus trampas. A partir de ahí cabe una salida negociada. Creo que es precisamente lo que busca Zapatero. Está claro que por esta puerta -abierta- entra una corriente helada, que son muchos los problemas y enorme la responsabilidad.

Pero el problema es político y policial. Y un problema político sólo puede resolverse completamente a través del diálogo y la palabra. Por eso siempre he pensado que la única forma de acabar con ETA es dialogando. Lo que no quiere decir que la vía policial sea mala: no lo es, tiene su función. No se trata de morir matando, sino de que todo el mundo sobreviva.

PD: A ver qué pasa hoy en el Parlamento vasco...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Kaixo!

Estoy de acuerdo en que la ETA ha sido muy radical y durante mucho tiempo sembró el terror a ambos lados de Euskal Herria, pero no podemos negarle un poco de razón y su legítimo derecho a luchar por su independencia.

Que esas no son formas de pelear, puede ser, entonces ¿cuales son?, y espero que no me salgan que las vias institucionales y que la diplomacia y toda esa mierda, porque si en verdad esas fueran las formas hoy Euskal Herria seria libre y no estaría dividida entre Francia y España ¿cierto?

Y creo que en buena medida la culpa de esta actitud la tuvo sin duda Franco y su intento de aniquilar la cultura y la identidad de los pueblos que conviven en España, y la cerrazon de muchos españoles aun a reconocer que vasco y español no son lo mismo.

Saludos.

Pasado está...

Datos personales