Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

25 de abril de 2005

Francia no es el centro de la tierra...

... y Jacques Chirac no es el centro de Francia. Ni siquiera lo es el Elíseo. Chirac es, para quien no le conozca, el Presidente de la República Francesa. El señor de la caricatura de abajo. Y últimamente es un tipo que se cree Sisí Emperatriz; que piensa que todo el mundo está pendiente de lo que dice y de lo que hace.

chirac


Chirac cree que por haber tenido un 82% de apoyo en las elecciones generales frente a un engendro político sin futuro como Le Pen le da carta blanca. Se ha permitido el lujo de definir a Europa como la antítesis de Estados Unidos. Chirac es el mismo que se convirtió en el líder político del movimiento contra la guerra. Y se ha permitido el lujo de guiar a los ciudadanos en su lucha. Chirac es un populista.

Está endiosado. Está subido a pedestal que, desde su perspectiva, cada vez está más alto. Más dura será la caída. El mejor momento para el desplome es el referéndum sobre la Constitución Europea. Ahora mismo todo indica que gana el 'No'. El Presidente está preocupado y ha puesto a sus ministros a trabajar. Los gobiernos de Europa trabajan también para él. Pero ni así ha podido hasta ahora frenar la intención de voto del puelbo francés.

El referéndum del día 29 es un referéndum. Pero también puede convertirse en un toque de atención a Chirac. Porque los ciudadanos se cansan de que un señor de lo más rancio les dé lecciones y pretenda imponer su visión del mundo, de Europa e incluso de Francia. Chirac parece un guiñol de sí mismo. Representa los peores tópicos de lo francés. Y encima sobreactúa. Es un cáncer para Europa, que no necesita a gente como él, sino a los franceses, los españoles, los alemanes, los italianos, los portugueses, los irlandeses y al resto de ciudadanos europeos.

Por eso desea que Chirac se de un batacazo. Porque pedirle humildad es inútil. Lo que le falta a Europa para acabar de alejar el proyecto político del pueblo es un iluminado. Lo que falta es participación democrática. A Chirac le gustaría ser el Thomas Jefferson europeo, pero le queda mucho que aprender. Y muchos corazones que conquistar.

7 comentarios:

Dotakon dijo...

Chirac tiene ese gran problema que suelen tener algunos líderes, normalmente monocrácticos: la megalomanía. Parecía que la megalomanía había sido desterrada de los actuales líderes democráticos pero en Chirac es un factor decisivo para entender su conducta.

Últimamente está siendo asociado a una imagen de "resistencia al poder americano" pero esa imagen es totalmente falsa. Jaques Chirac siempre fue un admirador del poder americano, tan americano como la Coca Cola. Ya cuando era primer ministro en los años 80. Él admira los grados de poder alcanzados por los americanos en la segunda mitad del siglo XX y los admira por haber sido capaces de haber llegado hasta donde han llegado. Pero eso al mismo tiempo contrasta con eld eclive de Francia como antiguo imperio colonial, él aspira a recuperar el poderío de Francia con gestos de firmeza y utilizando a los medios de comunicación. Ha convertido su presidencia en una presidencia imperial, con un culto a la personalidad a la altura de Putin. Y lo curioso es que si en las elecciones presidenciales nos e hubiera enfrentado a Le Pen ya ni siquiera sería presidente de Francia.

Es un megalóano, se ve como un "guía" más que como un gobernante y los medios de comunicación le hacen el juego. No tanto los franceses pero sí otros (y no cito a nadie xD). Es el típico político de la derecha francesa, que sigue sin superar la grandiosidad perdida de la vieja Francia elitista y burguesa. La derecha francesa es la más repugnante derecha de Europa.

Dotakon dijo...

No hay más que verle esa cabeza engominada. Puffff

Egocrata dijo...

Es el peor exponente del populismo gaullista de derechas. Estatista, elitista, rancio y con aires de grandeza. Por si fuera poco, es un cínico, corrupto hasta las cejas y probablemente el hombre que ha tenido más opiniones distintas en su carrera política.

Anda que no he leido sobre él. Un impresentable.

Jeremias dijo...

Yo pensaba que iban a producirse más quejas en este hilo. Pero veo que no, que estamos bastante de acuerdo. Y lo mío son meras impresiones, no he leído demasiado sobre Chirac.

Lo que sí puedo deciros es que tengo una amiga francesa que me ha comentado que el 'No' se debe en buena parte a Chirac. No todo es chovinismo, gracias a Dios. Ni delirios de grandeza.

Egocrata dijo...

Te he enlazado gustosamente en mi blog, pa que veas que me ha gustado. :-).

Jeremias dijo...

Se agradece, Egócrata :D

Anónimo dijo...

Very cool design! Useful information. Go on! » » »

Pasado está...

Datos personales