Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

16 de noviembre de 2004

Powell renuncia, Rice a escena

Como se esperaba, Colin Powell, secretario de Estado de Estados Unidos, ha renunciado a continuar en el equipo de Bush durante un segundo mandato. Nada raro, era algo que ya había anunciado hace tiempo, y una decisión que estaba tomada. Las decisiones de Powell siempre han sido peculiares: quizá podría haber llegado a ser el primer presidente negro de Estados Unidos pero prefirío no probar.

En fin, el caso es que se va la 'paloma' de la administración Bush. Y que su hueco en la jaula lo ocupará todo un halcón: Condoleezza Rice. Siempre ha dado miedo esta mujer. Fanática y fundamentalista, es muy de la cuerda de Bush, y como el presidente, da gran importancia a la religión. Pero lo que más miedo me da es su afán de protagonismo. Tras los atentados del 11-S, Rice de alguna manera se escondió, trabajo en la sombra, y fue Powell el que sufrió el desgaste de llevar el peso de la política exterior mientras Rice, que diseñaba las líneas de la seguridad nacional, se mantenía fuera de la línea pública. Pero ahora tendrá que dar la cara, y consta como una persona arrogante y dura. Y como tal ejercerá. Veremos hasta dónde llega su afán de protagonismo.

Y yo que pensaba que, tras la reelección, la política de Bush sería algo más aperturista. Debo ser un tipo bastante optimista; demasiado, incluso.

3 comentarios:

Dotakon dijo...

Yo también creía lo mismo, Sergio. Esperaba que eligiera a John Danforth para el Departamento de Estado; era la elección lógica desde mi punto de vista.

A Condi Rice la veía más en el Pentágono ya que la considero más una analista o estratega que diplomática. Desde luego no lo va a tener fácil porque el Departamento de Estado hace años que se ha convertido en una patata caliente, ya lo fue también en la época de Clinton y ahora más. Pero con Rice seguramente vuelva a recuperar parte del terreno perdido frente al Pentágono, más que nada por la cercanía de Rice con el presidente Bush.

Creo que Rice puede ser una nueva John Foster Dulles y convertir el Departamento de Estado en un órgano más dedicado a maniobras de penetración exterior que a ejecutar una diplomacia abierta y pública.

Jeremias dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jeremias dijo...

Buen análisis, Dotakon.
Por cierto, unos interesantes apuntes de Lluis Foix sobre el tema.

Pasado está...

Datos personales