Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

5 de noviembre de 2004

¿Por qué ha ganado Bush?

Walter Laqueur, en La Vanguardia, hace un excelente análisis de la victoria de Bush sobre Kerry:
Este resultado no es sorprendente, salvo para los medios de comunicación estadounidenses y las personas en Europa cuyas ideas sobre el resultado estaban dictadas por una serie de ilusiones.
(...)
Los demócratas no lo han hecho bien en estas elecciones precisamente en los lugares en los que deberían haber arrasado: su centro neurálgico, los estados industriales de los Grandes Lagos y del Medio Oeste. Y esto ha ocurrido pese al hecho de que la situación económica en esas zonas no es favorable, de que las industrias han sufrido una mala situación y de que el desempleo es relativamente alto, del 6 por ciento o superior.
(...)
Lo que sí importaba es que los demócratas no habían conseguido que se olvidase esa fama de reyes del chic que adquirieron en la época de Vietnam. Un ejemplo: la revista semanal The New Yorker defendió de forma apasionada a Kerry y atacó con violencia a Bush y a los republicanos en numerosos artículos. Era la primera vez que esta publicación había manifestado su apoyo por un candidato político. The New Yorker es un semanario muy entretenido y realiza un periodismo de alta calidad, pero sus ataques contra Bush aparecían entre varias docenas de páginas de papel satinado donde se anunciaban relojes Rolex y Breitling, prendas de Armani, lujosos hoteles en Suiza y cruceros alrededor del mundo, caros coches, zapatos de mujer y prendas de vestir que pocos habitantes de los estados cruciales para los demócratas se podrían permitir.
(...)
En otras palabras, se trataba de un mundo [el de los demócratas] con un nivel de vida y unos valores muy ajenos a los del hombre y la mujer de a pie. Algunos observadores habían escrito incluso antes de las elecciones que se trataba de un conflicto tanto cultural como socioeconómico entre ambos bandos.
(...)
Ahora, los demócratas afirman que las tendencias demográficas les favorecerán, que los jóvenes les votarán en la próxima ocasión. Me temo que no será así, amenos que hagan una ref lexión autocrítica y de introspección espiritual sincera y dolorosa: ¿cómo han perdido unas elecciones que deberían haber ganado?

No hay comentarios:

Pasado está...

Datos personales