Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

23 de octubre de 2004

Partidos religiosos: la peor opción

Leo en la web de la MSNBC que si hoy se celebrasen elecciones en Irak, la mayor parte de los votos serían para los muchos líderes religiosos que se han pasado a la política. Como apunta el artículo, que esto ocurra plantearía el peor escenario posible para los Estados Unidos, que verían como la fácil victoria que esperan para su candidato, Ayad Allawi, se desvanecería rápidamente.

Y lo peor para ellos es que no creen poder cambiar el sentido del voto. Es decir, que no ven factible convencer a los iraquíes para que voten a su candidato. Es difícil prever si después de las elecciones se producirá una guerra civil o si la situación seguirá un cauce pacífico, pero lo que parece claro es que las cosas se van a poner difíciles para los Estados Unidos.
Si los líderes religiosos obtienen una mayoría de los votos y si, finalmente, ascienden al poder, está claro que van a exigir tomar de verdad las riendas del país. Saben que pueden hacerlo sin las tropas norteamericanas. Ahí un dilema. ¿Dejar a los iraquíes a lo suyo pensando que puede establecerse un régimen similar al iraní o insistir en la 'ocupación' para controlar las cosas desde dentro?
Si es Allawi el que llega a formar un gobierno, va a tener que contar con los votos de estos líderes político-religiosos para gobernar. ¿Cómo contentar a unos sin que otros se sientan perjudicados? Todo un rompecabezas.

Se me ocurren varias combinaciones más, pero no creo que merezca la pena hacer más elucubraciones. Por ahora, lo mejor es pensar que se va a dar un escenario propicio para la celebración de las elecciones y que se va a respetar al máximo el proceso para garantizar su buen desarrollo. Una vez tengamos los resultados en la mano será el momento de dar un paso más.

No hay comentarios:

Pasado está...

Datos personales