Ni nos falta razón, ni nos sobra razón

30 de octubre de 2004

La libertad

Los que no se van a divorciar hacen manifestaciones contra el divorcio; las que nunca abortarán, contra quienes lo necesitan; los que nunca se casarán con los de su mismo sexo, contra el matrimonio de homosexuales. Me parece que su concepto de libertad es poco ejemplar: su ira sería justa si les hicieran divorciarse, abortar o casarse con su confesor. Bajo este concepto espurio de libertad hemos vivido siglos, y es una ilegalidad moral que asusta.
Sin duda lo mejor del artículo de hoy de Haro Tecglen. Merece la pena reflexionar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

como nos hemos manifestado contra la violencia "de sexo", los que nunca vamos a atentar contra nuestra mujer.

Jeremias dijo...

Sin duda, pero no va por ahí la cosa.

Pasado está...

Datos personales